Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 14 mayo 2017


Tengo una buena noticia, si eres ciudadano español, a la hora de entrar a tailandia no vas a tener que gastarte ni un euro y tampoco tramitar ningún visado.

Tan sólo tendrás que rellenar el papel que te darán en el avión y sellarlo en la entrada del aeropuerto.

Eso si, el visado es para turistas lo que quiere decir; vas a estar menos de 30 días (si vas a entrar por aire) o 15 días (por tierra) y tan sólo con una entrada. Los requisitos que te pedirán son:

  1. Pasaporte vigente
  2. Hoja de inmigración (que te darán en el avión)
  3. Billete de salida (a mi no me lo pidieron pero leí en muchos sitios que lo piden así que por si las moscas)



Cuando compré el billete para Tailandia estuve mirando muchísimos precios, el que más me convencía y era de los más baratos fue AEROFLOT, esa compañía rusa que me daba la sensación de low cost pero me clavaban 852 euros el billete para Phuket.


Salí de la terminal 1 de Barcelona, como va siendo de costumbre, a las 12:15 de la mañana sin ningún retraso y el vuelo duro 4 horas y 25 minutos hasta el aeropuerto de Sheremetyevo en Moscú. 


Los asientos eran cómodos aunque no muy grandes y lo primero que me dieron fue la comida, o algo parecido a eso. Lo único que pude comer fue el pan, el embutido y bollo dulce. 


Lo que más miedo me daba era las escalas, la escala en Moscow era de 1 hora y 30 minutos y me tenia que dirigir a otra terminal diferente a la que me dejaron. Antes ya leí en varios blogs sobre el tema pero yo soy muy zopenco para estas cosas así que era una de las cosas que más miedo me daban.

Llegue a la Terminal D a la hora, y todos esos nervios desaparecieron al ver que fue muy fácil llegar a mi Terminal a tiempo. Las indicaciones eran muy claras, lo único que tenia que hacer es no ir hacia el control de pasaportes y ir hacia “transferencia internacional” donde solo tienes que pasar un pequeño control y llegas a la zona donde te podrás ir a la Terminal que quieras, en este caso la F.


La Terminal F fue construida para los Juegos Olímpicos de Moscú en 1980 así que mi preocupación sobre como sería me ponía de los nervios, y cuando llegue allí lo confirme. Tiene unos pasillos muy estrechos, muy dejada y se ve sin apenas reformas. 


Uno de las curiosidades que note fue que es como si estuviera en un aeropuerto chino, la mayoría de los vuelos eran hacía este país y solo escuchaba chino y leía caracteres chinos por todas partes.


Después llegar a mi puerta y entrar en el avión note una mejora notable, los asientos eran más cómodos y tiene una gran similitud con otras compañías que vole recientemente como Air China, eso si, la comida fue igual de horrible.


Me quedaban más de 10 horas de vuelo hasta llegar a Bangkok así que me puse un par de películas de estreno y después un par de cabezaditas y ya llegué a Tailandia sano y salvo.


Tras aterrizar a Bangkok, tenía 1 hora y 40 mn para llegar a mi puerta de embarque, pero no se porque eso nunca me dio ninguna ansiedad, sabía que sería fácil y lo fue tanto que mi vuelo hacia Phuket se había cancelado y tuve tiempo para cambiarlo y coger uno que salía a las 9 de la mañana. Y en tan sólo 1 hora y 25 minutos ya me encontraba en el paraíso.


Lo malo de este paso fue que Kenichi estaba en Kuala Lumpur esperando para coger un avión que hasta las 12 no despegaba, y que hice? Pues nada más salir por la puerta de salida vi una tienda donde podía comprarme una Sim Card de prepago por apenas 8 euros, no lo dude ni un momento. Había un montón de opciones, yo elegí la de una semana, 4G y 4,5 GB (mucho más que lo que tengo contratado en España).


Después de mi mala experiencia con el café en el viaje con Thai Airlines no tuve más remedio que hacer un poco de postureo y tomarme un brew coffe bien frío y estirarme un rato antes de que llegara mi amigo.


Pero no pude esperar, en el avión no comí casi nada y tenía un hambre que no podía conmigo y paseando por la nueva terminal de Phuket me topé con Ajisen Ramen, una cadena china de ramen que en mi último viaje a Beijing pude probarlo y pensé que podría comprobar si era tan mediocre como en la capital china o no. Y aunque tuviera una buenísima pinta tengo que decir que es como lo comí en Pekín, bastante soso y muy al estilo chino.


Y hasta aquí mi experiencia con Aeroflot y Thai Airlines.

Anuncios

Read Full Post »

A %d blogueros les gusta esto: